Sin-título-

Retransmisiones deportivas: la evolución políticamente correcta

Confieso que hacía años que no me sentaba en casa para seguir alguna retransmisión deportiva. Este verano, con ocasión de los Juegos de Rio, he estado siguiendo algunos combates de boxeo y partidos de baloncesto. Creo que el deprimente mundo de lo políticamente correcto ha impregnado incluso las retransmisiones deportivas. ¿Están mal realizadas técnica o artísticamente? No, son correctas; pero huelen a corrección mediocre, a cumplir con la norma y enseñar (ver y oír) solo lo estrictamente correcto para poder seguir el evento. Se ha abandonado por completo la parte artística.  He visto una excepción a esto: la estupidez de interrumpir la retransmisión del partido de baloncesto en el que el equipo de España se jugaba la medalla de bronce, para poner la entrega de medallas del equipo de gimnasia rítmica. ¿Es que eso no se puede dar en diferido en un tiempo muerto?

Por desgracia, los seguidores del baloncesto que ya tenemos unos añitos, estamos acostumbrados a estas “perlas” de RTVE. Recordemos cuando en los años ochenta se interrumpían los partidos para dar carreras de caballos. Sin comentarios. Dejando a un lado todo esto, he echado en falta y por parte de las retransmisiones de los JJOO un poco de atrevimiento por parte de los realizadores. Creo que se han dedicado a dar los planos que las distintas federaciones internacionales establecen como correctos sin arriesgar lo más mínimo. En baloncesto solo hemos visto planos medios  y generales desde la cámara del centro del campo, los consabidos planos cenitales de las canastas y poco más. Se han limitado a dar planos más cercanos en las repeticiones de los tiempos muertos. Recuerdo cuando en la NBA se seguía de cerca y con varias cámaras todos los movimientos de las estrellas de la época: Jordan, Bernard King, Jabbar, Magic Johnson etc. Las realizaciones eran mucho más dinámicas  y atrevidas. Si bien es cierto que se corría el riesgo de perder la visión general del partido al concentrar la realización demasiado en los unos contra uno. Pero, por favor, en un partido en el que USA va ganado de 40 puntos contra Serbia ¿no habíamos podido ver un poco más de cerca las evoluciones de las estrellas americanas?

Los combates de boxeo se limitaban a un plano general y entre asaltos repeticiones en planos cortos.  El sonido del combate casi no se percibía, se oía más al público. No se puede entender la dureza de este deporte si no se oyen los golpes.

Toda esta evolución creo que ya se veía venir. Hace muchos años, tuve que realizar el sonido de un Estudiantes- Real Madrid. Como no tenía permiso para meter una pértiga en los tiempos muertos, escondí micrófonos de Lavalier inalámbricos debajo de los banquillos. También tenía micrófonos de cañón escondidos en las primeras líneas del público (delante de este) y apuntando hacia la cancha. Estuve muy satisfecho del resultado pues se escuchó todo, incluidas las broncas del que luego fuera seleccionador nacional Pepu Hernández a sus jugadores (entonces del Estudiantes). Recuerdo que en ese partido, el realizador del que no voy a dar el nombre, hizo una retransmisión bastante arriesgada, dando planos más cortos de lo que ahora es la norma. Hubo una queja por parte de la Producción pues querían una realización mucho más estándar. Por aquella época yo hacia el sonido también de retransmisiones de rugby en Francia, y allí, producción me pedía que se escuchara bien los banquillos e incluso los vestuarios antes y después de los partidos.

Creo que todo esto se ha ido estandarizando hacia posiciones de cámara y tomas microfónicas más generales y simples, de tal manera que el entendimiento general de los eventos se aumenta pero se pierde una parte muy bonita. Existe una normativa internacional que elaboran las distintas Federaciones sobre el posicionamiento de las cámaras, los planos  y la microfonía. Todo esto ata mucho la labor de realización. Creo que los estamentos oficiales deberían ser más atrevidos y dar más libertad a los realizadores.

Share this:

Participar con su comentario