IMG_7432

Los Headphones de estudio: El asombroso caso de los cascos de titanio

Este tema siempre ha sido muy controvertido. ¿Qué tipo de Headphones necesitamos para el estudio? ¿Abiertos, cerrados? ¿Tipo Hi-Fi o con una respuesta lo más plana posible?
Os voy a explicar mi opinión y las conclusiones a las que mi experiencia me ha llevado. Lo fundamental para mi es que el artista se sienta cómodo y, como siempre, lo que utilicemos se ajuste a sus referencias. Podemos pensar que para un batería lo más ideal sería unos Headphones muy cerrados, que aíslen mucho. Bueno esto es lógico, pero he grabado con baterías que se quitaban uno de los cascos porque les gustaba tener la referencia “real” de su batería. Otros baterías querían cascos que les aislaran completamente del sonido acústico de su instrumento.
Cantante utilizando Headphones en el estudioLa mejor regla que podemos usar es el sentido común y tratar de que el músico se sienta cómodo utilizando referencias a las que esté acostumbrado. Por lo tanto, mi consejo es: Tened varios tipos y modelos en el estudio y mucho sentido común y paciencia con los artistas.

Para ilustraros cual es el problema más común a la hora de elegir un determinado tipo de Headphones para un artista os contaré una anécdota (os juro que es cierta) que me ocurrió hace muchos años:
Teníamos que grabar las voces de una producción de un grupo de música de baile. Eran varios cantantes y empezábamos la grabación de las voces principales con una de las cantantes solistas. Esta chica, era una profesional de la música debido a la gran cantidad de directos que había hecho con todo tipo de orquestas pero la primera impresión que me dio es que casi no tenía experiencia en estudio.
Creo que para la primera sesión grabé dos pistas de microfonía por voz. utilicé un micrófono de condensador con un previo de válvulas externo (creo que era un AKG SolidTube) y, si no recuerdo mal un CAD de condensador de cápsula grande. Hice una mezcla de foldback utilizando una Reverb Lexicon PCM 70 con un color precioso. Nada más ponerse los cascos noté que la chica se sentía incomoda. Cuando le pregunté no sabía decirme que pasaba. Solo decía que no se escuchaba bien. Entré en el estudio, me puse sus cascos, y comprobé que su mezcla sonaba perfecta, (con demasiada Reverb para mi gusto). Después de muchas pruebas empezamos las tomas y esta chica no hacía otra cosa que desafinar. Empezó a quejarse cada vez más. Al principio se quejó de la Reverb, cambié el tipo de cámara, la PCM 70 por un modelo nuevo de Sony, luego Yamaha. Seguía desafinando. Después eran los micros. Hice mil cambios, seguía desafinando. Por fin se quejó de las Headphones. Volví a ponerme sus cascos y comprobé que aquello seguía sonando como un cañón (perfecto). Le pregunté si tenía experiencia en estudio, me dijo que si, que mucha. Le comenté si este problema lo había tenido en otros estudios y me dijo que nunca había desafinado tanto en otros estudios. Entonces le pedí referencias del equipamiento que había utilizado en otros estudios y me dijo que no recordaba, que no se fija en esas cosas. Entonces le pedí que me dijera en que estudios había grabado, que yo tenía buenas relaciones con casi todos y podíamos averiguar con que equipamiento se había sentido cómoda, y quizás si no lo teníamos en ese momento podíamos alquilarlo. No quería decírmelo. Después de mucho hablar, me reconoció que solo había grabado en un par de estudios caseros de algún amigo suyo, y cuando se sinceró comprendí que era la primera vez que grababa con equipo de alto nivel.
Entonces le dije: “mira, tienes razón. Todos estos equipos que hemos probado son una porquería. Pero no te preocupes que en mi casa yo tengo unos cascos de titanio que son los que utilizo para mezclar. Vamos a suspender la grabación, mañana traigo estos cascos y ya verás cómo te escuchas mucho mejor”
Efectivamente, suspendimos la grabación, y me fui a un centro comercial. Vi unos casquitos muy pintones y pequeñitos que utilizaba mucha gente para oír música o la radio mientras hacían Jogging (entonces se usaban radiocasetes portátiles). Me costaron 500 pesetas (unos 3 euros).
Al día siguiente le enseñe los casquitos y sin dejar que los tocara mucho le dije “Mira estos son mis cascos personales de titanio, prueba con estos”. Se los probó y empezó a cantar y aunque desafinaba lo hacía mucho menos que el día anterior. Así pudimos terminar sus tomas.
¿Qué había ocurrido? ¿Por qué desafinó menos con unos casquitos baratos que con equipo de alto nivel? Ella estaba acostumbrada, en su muy corta experiencia en estudio, a tener mala referencia de su propia voz. Lo que pasó el primer día que vino al estudio es que era su primera vez en un estudio de alto nivel. Cuando se escuchó a sí misma por primera vez con buena microfonía y unos buenos Headphones, lo que le ocurrió es que no se reconocía. Habíamos cambiado sus referencias. Al ponerle una escucha de muy baja calidad habíamos igualado las referencias a referencias anteriores y por eso se sentía más cómoda.
Hay cantantes que solo utilizan un lado de los Headphones, así consiguen “oírse” con referencias más reconocibles por ellos. Es el mismo caso del batería que he comentado al principio del artículo. Este es un ejemplo más de lo importantes que son las referencias en nuestra profesión, y de cómo estas cambian según las modas, las preferencias personales e incluso todo tipo de factores externos de los cuales a veces ni siquiera somos conscientes. Hablaremos más veces de las referencias.

Share this:

Warning: count(): Parameter must be an array or an object that implements Countable in /srv/vhost/escuelaces.com/home/html/blogs/sonido/wp-includes/class-wp-comment-query.php on line 405

Participar con su comentario