La mezcla “Rápida”

El curso pasado establecimos en la escuela la primera edición de un concurso que denominamos de “mezcla rápida”. A cada concursante se le asignaba un estudio de grabación aleatoriamente. En cada estudio teníamos todos los tracks de un famoso tema de The Doobie Brothers. Cada concursante disponía de una hora y media para conseguir una mezcla del mismo tema: Long train running

The Doobie Brothers 

The Doobie Brothers

La mayoría de los concursantes se quejaron de que una hora y media es muy poco tiempo, y lo es. Pero yo les expliqué que ya me hubiera gustado en muchas ocasiones haber tenido una hora y media para mezclar un tema. Por razones que no voy explicar ahora, muchas veces en directo solo dispones de un rato para ajustar la mezcla de PA; en televisión he tenido que montar y mezclar actuaciones en unos pocos minutos. Y en estudio han sido muchos los discos que he tenido que mezclar en dos o tres tardes. No sirve de nada quejarse. Mi opinión es que en nuestro mercado hay carencia de recursos, y tenemos que trabajar con lo que tenemos. La idea de este concurso, que repetiremos cada curso, es que los alumnos se acostumbren a trabajar bajo este tipo de presión.
El resultado fue bueno. La mezcla ganadora la podéis escuchar en el Facebook de la escuela (Escuela Ces), y podéis comprobar que es bastante buena. Hubo alumnos que no fueron capaces de sacar ninguna mezcla. Esto es grave, siempre tenemos que entregar algo, aunque sea deficiente.

También hubo algún alumno que en el camino se olvidó de algún instrumento importante, como el bombo. Lo importante es que todos los alumnos se entrenaron en trabajar con este tipo de presión.

Trabajar con presión
Trabajar con presión
Pero muchos alumnos me pidieron consejos y me preguntaron cómo hago yo para sacar una mezcla decente en muy poco tiempo.
Dejemos de lado los casos totalmente absurdos, como la vez que en una publicidad de 5 minutos en una cadena de Televisión me obligaron a montar y mezclar una actuación entera de un grupo de pop-rock.
Imaginemos un caso similar al del concurso: Hemos grabado un tema por pistas y nos piden que entreguemos una mezcla en un rato (una o dos horas). Lo primero que tenemos que saber es que debemos ser conscientes mientras grabamos, que este tipo de cosas pueden pasar. Por lo tanto, es muy importante grabar teniendo una idea del producto lo más aproximada posible al producto final que queremos obtener. Muchas veces esto es imposible porque ni el productor tiene claro este punto. El sonido de los discos que yo he producido siempre estaba en mi mente antes de empezar la primera sesión en el estudio.
Pero volvamos al ejemplo. Disponemos de una serie de pistas que alguien ha grabado por nosotros, y el tratamiento de dinámica y ecualización de las pistas ha sido o es muy pobre y disponemos de poco tiempo para mezclar. ¿Cómo actuó yo?
Lo primero es que marco las prioridades, hago una jerarquía en las pistas. Si el artista es un grupo de pop o rock ¿Cuál es mi primera jerarquía, aquello en lo que invertiré más tiempo? Por supuesto las bases rítmicas (batería y bajo) y la voz. Mi experiencia me dice que si las bases y la voz principal suenan bien, tengo muchas posibilidades de que el tema suene.
Lo primero que hago es agrupar la batería en un grupo o bus estéreo. Abro o inserto un buen (repito “buen”) compresor y lo linko en estéreo para no tener que tratar cada lado independientemente. De entrada, y casi sin oír lo que hay grabado, establezco un ratio de entre 3 a 1 y 8 a 1. Levanto las pistas del bombo y la caja y las equilibro y me fijo en que el compresor esté realizando su labor de una manera discreta. Normalmente empiezo con tiempos de ataque muy cortos (unos pocos milisegundos) y tiempo de recuperación también cortos.
Hecho esto abro la pista del HiHat lo panoramizo y la filtro, normalmente con un paso alto. No me corto ni un pelo con este filtro. He llegado a dejarlo en 3Khz. Pero para empezar no hace falta ser tan brusco. A continuación panoramizo los overheads los filtro un poco (no tanto como el HH) y los subo hasta que los platos suenan “un poco” y la batería coge ambiente. Y llegados a este punto, si la cosa suena mínimamente, pruebo a comprimir el grupo de la batería un poco más de tal manera que la dinámica quede completamente controlada.
Fijaros que de momento no he tocado los EQ y no he abierto la pista de los Toms.
Lo que hago ahora es abrir la pista del bajo y enviarla al grupo de la batería (si habéis leído bien, al mismo grupo, la misma compresión). Intento conseguir un punto equilibrado con esta y veo como empasta, sobre todo con el bombo. Aquí es cuando empiezo a tocar la EQ, o bien la del bajo o bien la del bombo. Lo que quiero es que empasten y sean totalmente identificables. Si es necesario abro un compresor específicamente para el bajo. Cuando tengo bajo y batería equilibrados paso al siguiente proceso (no, no me he olvidado de los Toms, siguen ahí, bien cerraditos).
Inserto otro “buen “compresor en el master de programa, y por supuesto linkado en estéreo. Y ahora me concentro en la voz principal. Muteo el grupo de las bases y abro la pista de la voz. Abro EQs si es necesario y ajusto el compresor de programa hasta que consigo un color bonito de la voz y una dinámica bien controlada. En este momento la mezclo con las bases intentando que esté bien equilibrada.
Cojo una Reverb corta (entre 0.5 seg y 1.0 seg) y hago un envío de la voz y la caja (si la misma para ambas) levanto la Reverb y busco un punto de colocación espacial de tal manera que el instrumento más bonito suene delante del más feo. Si la caja me gusta más que la voz, la colocaré delante. Si me gusta más la Voz, esta irá delante (es decir menos Reverb.) Cuando este ajuste creo que está conseguido, ecualizo el retorno de la reverb quitando aquellas frecuencias que hacen que esta reverb sea evidente. Y si hace falta bajo este retorno 3 dB. Lo que busco es que exista una Reverb porque estos dos instrumentos estén colocados en profundidad pero no se note la existencia de la Reverb (discreción al máximo).
No, no me he olvidado de los Toms, siguen ahí cerraditos.
En este punto, puede que llevemos unos 40 minutos de trabajo y con un poco de suerte tenemos unas bases y una voz que suenen dignamente. Si necesitamos dedicar más tiempo a bases y voz le dedicaremos más tiempo. Pero si todo va según el plan A, ahora podemos empezar a colocar Recordings: guitarras, teclados, cuerdas, coros etc.
Y cuando tenemos todo colocado a nivel, podemos abrir otra Reverb o un delay y jugar con las profundidades de los instrumentos. Y por fin, cuando todo esto lo tenemos, cojo las pistas de los Toms inserto una puerta a cada tom y los mezclo con el resto de la batería.
Si llegados a este punto aún tenemos tiempo, suelo tratar dinámicamente aquellos instrumentos que considero necesario. Algunas veces trato de nuevo la caja, el bombo y de nuevo la voz. Retoco EQs, por ejemplo busco ese “pico” tan moderno que nos gusta tanto en el bombo (mazas de madera, por favor) etc. Pero normalmente dedico este tiempo sobrante a otros Recordings.
Si la mezcla es para televisión me fijo en el compresor insertado en programa y procuro que la dinámica no supere los 4 dBs (si, habéis leído bien 4 dBs). Pero el tema de las dinámicas en televisión da para varios artículos que iré escribiendo poco a poco. Os diré que para televisión siempre trabajo con limitadores.
Esta es, o mejor dicho fue, mi rutina de trabajo “rápido” durante muchos años. Y me fue bastante bien. Fijaros que no he hablado de limpiar pistas. Si os ponéis a limpiar pistas es imposible tener una mezcla en tan poco tiempo. Por eso, insisto, tened en mente el momento de la mezcla cuando grabéis. La mayor parte de las veces es preferible invertir tiempo en grabar de manera ordenada e ir limpiando pistas durante la grabación.
Coged todos los consejos, probadlos, y crearos vuestra propia rutina de trabajo. Lo mejor para unos no tiene por qué ser lo mejor para todos.
¡Suerte a los que os apuntéis al próximo concurso!

Share this:

Participar con su comentario